16/6/11

Devil's food cupcakes con glaseado de chocolate blanco

Mañana es el cumpleaños del hijo de una amiga, y el Tito Marcos voluntariosamente se ha ofrecido para hacer unos cupcakes -no me gusta para nada emplear este extranjerismo, pero creo que no me queda otro remedio-. Encontré esta receta del Devil's food cake en el libro "Cupcakes" que compré hace unos años en Londres. Luego preparé un glaseado de chocolate blanco y el resultado es el que véis.
Indredientes (para 12 cupcakes)
Devil's food cake
2 huevos grandes
115 g de azúcar moreno
50 g de margarina.
115 g de harina de trigo.
25 g de cacao puro en polvo
125 ml de creme fraiche
1/2 cucharada sopera de levadura química(tipo Royal)

Glaseado de chocolate
50 g de mantequilla a temperatura ambiente
150 g de azucar glas
50 g de chocolate blanco
1-2 cucharadas soperas de nata líquida

Elaboración
Lo primero que debermos hacer son los cupcakes. Encendemos el horno a 200ºC. En una bandeja para magdalenas ponemos doce cápsulas de papel. En un bol ponemos los huevos, el azúcar, la margarina, la harina, el cacao y la levadura; con las varillas removemos hasta tener una mezcla homogénea. Añadimos la creme fraiche y mezclamos con un cuchara. En este caso no es preciso tener cuidado al mezclarlo, no se trata de una masa con aire.
Repartimos la masa en los moldes hasta llenarlos 3/4. Con esta cantidad que hemos hecho no nos sobrará nada. Lo metemos en el horno, más bien en la parte baja y cocemos durante 25-30 minutos. ¡Cuidado  con abrir el horno antes de tiempo! Tienen que estar bien subidos porque de lo contrario se nos bajarán cuando los saquemos. El resultado será éste:
Dejamos que los cupcakes se enfríen y mientras tanto preparamos el glaseado. Habrá que fundir el chocolate en el microondas a potencia media durante medio minuto, con cuidado de que no se nos queme. En un bol batimos la mantequilla con el azúcar glas, cuando tenemos una crema, añadimos el chocolate fundido y mezclamos. Si vemos que queda muy espeso, podemos añadir las cucharadas de nata. Introducimos el glaseado en una manga y los repartimos en los cupcakes, también se puede untar con un cuchillo. Finalmente espolvoreamos con fideos de colores, virutas de chocolate, etc.
El resultado es genial. Conviene guardar los cupcakes en una caja para que no se pongan duros. ¡Quedan muy jugosos!