31/1/10

Canutillos rellenos de crema

Los canutillos fritos siempre me han parecido un postre muy de abuela; a mi me pirran. Yo los he hecho de hojaldre en el horno y también fritos con la masa de las casadielles. Al principio era un poco reticente a los canutillos fritos, porque todo lo que es frito parece que cae peor.

Para hacer los canutillos podemos utilizar cañas cilíndricas de bambú (a mi me las cedió mi abuela, creo que son preconstitucionales). Lo más práctico es utilizarlas de acero inoxidable, bien cilíndricas o bien cónicas. Yo compré unas cónicas en Club Cocina hace más de un año y por fin las he estrenado. Son sin duda comodísimas. Las de bambú requieren bastante pericia para retirarlas cuando el canutillo está frito. Os pongo una foto de las dos modalidades:


Ingredientes:
Para la masa

65 ml de leche
1 sobre de levadura de panadería o medio dado de levadura fresca
1 cucharadita de postre de azúcar
65 ml de agua
1/2 cucharadita de postre de sal
125 ml de aceite de oliva
1/2 cucharada sopera de margarina (sin fundir)
400 g de harina

Para la crema

1 litro de leche
1 rama de canela
6 yemas de huevo
4 cucharadas soperas de Maizena
1 cucharada sopera de mantequilla
1 cucharada sopera de azúcar vainillado
8 a 10 cucharadas soperas de azúcar

Elaboración :

En primer lugar vamos a preparar la masa. En un vaso desleímos la levadura y la cucharadita de azúcar con el agua y la leche templadas. Lo dejamos reposar unos minutos hasta que comience a fermentar. En un bol ponemos la harina con la sal formando un volcán. En el centro ponemos la margarina, el aceite y la mezcla que hicimos con la levadura. Amasamos hasta obtener una masa que no se pegue a las manos, tendrá una textura más bien fina. Si fuese necesario podemos añadir más harina. Tapamos el bol con un film transparente y dejamos reposar unas dos horas, hasta que la masa haya crecido.

Una vez fermentada la masa, la amasamos de nuevo y la dividimos en dos porciones. Estiramos cada porción formando una plancha, y las guardamos en el frigorífico. Yo las estiro utilizando dos trozos de film transparente; de esta manera no mancho y no se pegan en el frigorífico.


Mientras tanto, prepararemos la crema pastelera. Ponemos a hervir la leche, reservando un vaso, junto con el azúcar, la canela y el azúcar vainillado. Mantenemos cinco minutos en ebullición. Con la batidora mezclamos la leche reservada, las yemas y la maizena. Pasados los cinco minutos, sacamos la canela y bajamos el fuego. Incorporamos la mezcla de las yemas sin parar de remover con unas varillas, hasta que la crema hierva y espese; entonces estará lista, añadimos las cucharada de mantequilla removiendo hasta que esté integrada y la dejamos enfriar.

Ahora vamos a freír los canutillos. Lo mejor es utilizar aceite de girasol, que es más suave. Conviene utilizar una sartén honda de manera que tengamos tres dedos de aceite. Enharinamos la superficie de trabajo, estiramos bien la masa, de modo que quede fina (unos 2 mm) y cortamos tiras de unos 20 cm de largo por 2 cm de ancho (lo veremos en función de las cañas que tengamos). Enrollamos las tiras en las cañas, de forma que se vayan superponiendo las vueltas y las vamos friendo con el aceite no excesivamente caliente. Cuando estén ligeramente doradas las pasamos a una bandeja con papel de cocina absorvente.

Cuando los canutillos hayan enfriando un poquito, les sacamos la caña, para utilizarla de nuevo si fuese preciso. Cuando los tengamos hechos todos los rellenamos de crema con la ayuda de una manga pastelera.

Quizá sea un postre muy laborioso, pero merece la pena. Ánimo.

24/1/10

Vídeo-receta: Gulas con langostinos

Aquí va una de mis vídeo-recetas que tanto les gustan a mis amigos. Hacía muchos meses que tenía en mi ordenador el vídeo de las gulas con langostinos, pero me daba mucha pereza editarlo. Os dejo con un plato sencillo y resultón.

23/1/10

Mejillones en salsa verde

Aquí va una receta muy sencilla, ideal para los que nos os manejáis muy bien en la cocina y queréis quedar bien con vuestros invitados. Estos mejillones son estupendos también para el aperitivo, acopañados por una caña o un vino blanco.


Ingredientes:

1 kg de mejillones frescos (con cáscara y tod0)
2 cucharadas soperas colmadas de ajo picado (4-5 dientes)
2 cucharadas soperas de perejil picado
6 cucharadas de aceite de oliva
200 ml de vino blanco
200 ml de agua (por si acaso)
1 cucharadita de poste de harina
1 cayena (guindilla) (opcional)
Sal

Elaboración:

En primer lugar tenemos que limpiar los mejillones. Con la ayuda de un cuchillo les quitamos las barbas y los raspamos para elimar la mayor suciedad que puedan tener.

A continuación cogemos un cacerola que tenga bastante fondo, tipo paellera, pero conviene que tenga tapa. La ponemos a fuego medio y cubrimos el fondo con el aceite. Cuando esté caliente agregamos el ajo picado y cuando empieze a coger un poco de color, le echamos el perejil. A continuación incorporamos la harina para rehogarla un poco. Acto seguido vertemos el vino, una pizca de sal y la cayena. Removemos todo ello para que la salsa quede ligada.

Ahora es el momento de poner los mejillones en la olla, los repartimos por el fondo y tapamos para que se vayan abriendo con el vapor. Si vemos que la salsa se queda muy espesa podemos añadir agua. Suelen hacerse en unos 10-15 minutos. Yo suelo servirlos en la misma olla en una fuente onda para poder coger salsita. Conviene quitarles una de las cáscaras y ¡OJO!, los que no se abran deben tirarse, ¡son terroristas!


21/1/10

Todos con Haití

Supongo que a todos se os hará un nudo en el estómago cuando veis el teledario estos días. Las imágenes que nos muestran de Haití son estremecedoras, lo primero que piensas al verlas es en cómo podrías ayudar... En mi oficina hemos organizado una subasta para recaudar dinero. Todos hemos puesto cosas que teníamos, que nos aportaban poco, pero que podrían ser de interés para los demás. Mañana será el día D, cuando realicemos las pujas. Hay un cartel de la película "Volver" que quiero conseguir a toda costa...

Como en mi casa no encontré nada que pudiese servir, me puse a hacer unos "Suspiros de Cudillero" con formas diversas. Los he empaquetado en una bandeja de aluminio y los he envuelto con papel de celofán (que siempre lo deja todo muy bonito). Aquí está la prueba.

Os animo a que organicéis algo similar en vuestros trabajos, oficinas, colegios, etc.

10/1/10

Bizcocho Mármol

¡Feliz año! Hacía un montón de tiempo que no subía nada, pero ultimamente he estado muy liado y he cocinado más bien poco. La receta que hoy pongo es un clásico que mucha gente quería que colgase y no es muy complicada; se la dedico a un ex compañero, Javi, fan número uno de este bizcocho. En el verano le prometí que la iba a escribir, y ya veis, nos han dado la uvas.


Ingredientes


4 huevos
250 g de mantequilla
250 g de azúcar
1 cucharadita de azúcar vainillado
250 g de harina
180 g de chocolate fondant
1 chorrito de brandy
1 sobre de levadura química (Royal)

Elaboración

Encendemos el horno a 175ºC. Engrasamos un molde con mantequilla y luego lo espolvoreamos con harina. Fundimos la mantequilla hasta que quede líquida, pero sin llegar a hervirla puesto que podemos alterar su sabor. Fundimos el chocolate al baño maría o en el microondas y lo reservamos.

En un bol batimos los huevos –a temperatura ambiente- con el azúcar y el azúcar vainillado hasta que blanqueen un poco y queden espumosos, poco a poco incorporamos la mantequilla, sin dejar de batir, hasta que la mezcla quede ligada. Añadimos también un chorrito de brandy. Por otro lado incorporamos la levadura a la harina, y lo añadimos al preparado anterior. Removemos con una cuchara con cuidado, realizando movimientos envolventes de abajo hacia arriba, para que la mezcla no pierda aire. Dividimos la masa en dos partes, pasando una de ellas a otro bol. A una de las partes le incorporamos el chocolate, y removemos suavemente y sin batir hasta que quede homogéneo. Disponemos los dos preparados en el molde, alternando capas. Incluso podemos introducir un cuchillo y hacer movimientos trasversales para que el bizcocho quede más veteado.

Metemos en el horno en una posición media baja y cocemos hasta que al introducir un cuchillo o un palillo de brocheta salgan limpios. El bizcocho tardará unos 45 minutos en hacerse (no se debe abrir el horno antes de los primeros veinte minutos de cocción). Una vez cocido, dejamos enfriar y desmoldamos. Podemos espolvorear azúcar glas por encima o ponerle una cobertura de chocolate.